Luz con botellas, una alternativa lumínica a la electricidad

Publicado: julio 27, 2010 en ENERGIA

Luz con botellas

Marcelo Vicente Ramírez Sánchez

Escuela de Electrónica y Telecomunicaciones, UTPL

e-mail: mvramirez@utpl.edu.ec

I. INTRODUCCIÓN

La energía solar se encuentra disponible en todo el mundo. Algunas zonas del planeta reciben más  radiación solar que otras. En el caso de América Central, el aprovechamiento de la energía solar es una alternativa muy interesante desde las perspectivas técnica y económica, pues la región dispone durante todo el año de abundante radiación solar. [1]

Según las clasificaciones de la intensidad de la radiación solar en diferentes regiones del mundo, América latina es una región muy privilegiada con respecto del recurso solar disponible, aunque siempre es necesario evaluar el potencial solar de un sitio específico donde se planea aprovechar la energía solar mediante algún sistema especializado para ello.

La energía del sol es un recurso de uso universal; por lo tanto, no se debe pagar por utilizar esta energía, aunque la mayoría de sistemas especializados que se necesitan para aprovechar la energía solar tienen un coste considerable, pero este no es el caso de nuestro sistema de generación de luz con botellas, ya que solo necesitamos de agua, lejía y algunas botellas de plástico.

La crisis energética mundial favorece el ingenio de algunas personas comunes y corrientes. Un brasileño, emulador de Thomas Alva Edison, encontró la forma de sustituir la iluminación tradicional casera con botellas llenas de líquido luminiscente, cada botella se puede paragonar a un foco de 60 Watts.

En 2001, cuando Brasil sufrió una gran crisis energética provocada por una caída drástica en el nivel de las represas debido a una severa sequía y que obligó al gobierno del entonces presidente Fernando Henrique Cardoso a lanzar un plan de emergencia y racionamientos, un hombre de Minas Gerais inventó el método, que ahora se intenta aplicar de forma más sistemática para paliar las carencias de las favelas de Río. [3]

II. FUNCIONAMIENTO

El primer paso para construir este sistema es la obtención de una simple botella vacía de plástico, la cual se llena con agua de la llave y una parte de cloro o detergente desinfectante. En seguida se expone la botella al sol y en este momento empieza una reacción fotoquímica que excita la mezcla poniéndola luminiscente, a tal grado que se puede iluminar un cuarto completamente oscuro como lo haría un foco convencional de mediana potencia.

Es probable que, de alguna manera, la mezcla de agua y cloro, expuesta al sol se cargue de energía que se refleja como radiación luminosa.

Todavía falta evaluar si esta invención es práctica, habría que ver por cuánto tiempo dura la emisión y, sobretodo, cuánto cuesta la cantidad de cloro que se necesita para que funcione y por último el daño ecológico al momento que la mezcla ya no sirva. Estas evaluaciones, solamente en un laboratorio debidamente equipado se las puede realizar. [2]

Las botellas con el líquido se insertan en la techumbre de las casas, dejan pasar la luz del sol a través de su plástico transparente, de forma parecida a las antiguas claraboyas, aunque con ventajas sobre éstas, como la impermeabilidad, su durabilidad y su precio, que es extremadamente barato.

El proyecto inicialmente estaba destinado a hogares  humildes en los que viven familias de muy baja renta que debido por su construcción y ubicación sus casas con frecuencia carecen de ventanas. [4]

Pues bien, con este informe voy a intentar demostrar que este sistema se lo puede integrar tranquilamente en nuestros hogares, específicamente en esos lugares donde necesitamos de mayor claridad durante el día y que por motivos de infraestructura no pueden llegar directamente los rayos solares. Instalando este sistema se puede lograr evitar el recurrente encendido de los focos durante el día logrando una disminución en nuestras planillas eléctricas.

El funcionamiento de este sistema sería imposible si no contáramos con la radiación solar, debido a que la luz liberada por la energía solar es la que excita la mezcla, y además, esta cumple con otras propiedades que ayudan a intensificar la luz que irradia la botella, como por ejemplo cuando la luz encuentra un obstáculo en su camino choca contra la superficie de este y una parte es reflejada. Si el cuerpo es opaco el resto de la luz será absorbida. Si es transparente una parte será absorbida como en el caso anterior y el resto atravesará el cuerpo transmitiéndose, o creando una doble refracción. [5]

Se puede concluir que en este sistema especializado intervienen las propiedades de refracción y trasmisión de la luz, así como también la reflexión.

III. OBTENCIÓN DE LOS MATERIALES

La obtención de los materiales para nuestro sistema lumínico no presentó mayores contratiempos, la botella de plástico (ver imagen No. 1) tranquilamente se la puede conseguir en nuestros hogares, así como también el agua y el desinfectante (ver imagen No. 2). Si no contamos con desinfectante en nuestros hogares, lo podemos conseguir en la tienda de nuestro barrio, vale recalcar que el precio es muy accesible.

Imagen No.1. Botella de plástico de 3 litros

Imagen No. 2. Desinfectante (cloro)

Uno de los objetivos que me planteé al desarrollar este proyecto fue el de organizar una mini-campaña de reciclaje  para la obtención de las botellas de plástico.

A inicios del año 2009 yo comencé con la mini-campaña de reciclaje, explicándola a algunos miembros de mi familia que me comentaron su apoyo con la misma. La campaña consistió en recoger todas las tardes botellas de plástico en 4 lugares de la ciudad de Loja, como fueron, Jipiro, El Mercado mayorista, el Parque infantil y El Mercado de la Tebaida. Aunque faltaron otros puntos estratégicos en donde se habría podido recolectar botellas, por motivos de tiempo y trasporte solo buscamos en los lugares antes mencionados.

La mini-campaña de recolección de botellas no tuvo la acogida que esperaba, debido al poco trabajo por parte de los miembros familiares que se ofrecieron desde un principio, aludiendo falta de tiempo y escases de botellas de plástico en los lugares a buscar. En fin, se logró recolectar aproximadamente unas 50 botellas de diferentes tamaños (ver imágenes No. 3 y 4).

Imagen No. 3. Botellas recolectadas

Imagen No. 4. Botellas recolectadas

IV. SISTEMA PUESTO A PRUEBA

Como se mencionó anteriormente el factor principal que necesitamos para instalar nuestro sistema lumínico es encontrar un lugar con escasa luz durante el día, la imágenes No. 5 corresponden al corredor de mi casa, el cual es un sitio idóneo para la instalación del sistema.

Imagen No. 5. Lugar a instalar el sistema lumínico

Después de haber localizado el sitio apropiado para instalar el sistema, debemos preparar el líquido lumínico, que como se expuso anteriormente consta principalmente de agua y desinfectante (cloro).

Luego se procedió con la instalación de la botella en el techo del corredor, esta actividad no me causó mayores contratiempos debido a que solo tuve que mover unos ladrillos y ajustar la botella para que no s e pueda caer, lo aseguré con unas varillas y los espacios que quedaban abiertos se los puede cubrir con silicón o con concreto.

Una vez finalizada la instalación de la botella en el techo, los resultados fueron los esperados, la botella nos dio el “milagro de la luz” (ver imágenes No. 6, 7 y 8).

Imagen No.6. Sistema lumínico funcionando

Imagen No.7. Sistema lumínico funcionando

Imagen No.8. Sistema lumínico funcionando

PRESUPUESTO PARA UN PUNTO DE ILUMINACIÓN (Dólares)

Desinfectante en sachét (cloro)——————0,15 ctvs.

Botella de plástico vacía————————–0,00ctvs.

Agua————————————————-0,00 ctvs.

La cantidad de cloro que se debe ingresar en la botella llena de agua no está predefinida, pero aproximadamente yo ingrese media taza en una botella de 3 litros y funcionó perfectamente.

Con estos datos se puede dimensionar el presupuesto necesario para hacer un sistema lumínico de mayores puntos de iluminación.

V. CONCLUSIONES

Antes de fijar la botella en el techo es recomendable revisar bien el estado de la misma, principalmente fijarnos en que no posea aberturas diminutas que luego puedan hacer gotear el líquido convirtiéndolo en un sistema peligroso para la salud.

Debido a que todavía falta evaluar si esta invención es práctica, habría que ver por cuánto tiempo dura el líquido y, sobretodo, el valor exacto de cuánto cuesta la cantidad de cloro que se necesita para que funcione a mayor escala y por último el daño ecológico al momento que la mezcla ya no sirva. Estas evaluaciones, solamente en un laboratorio debidamente equipado se las puede realizar, y mediante esos datos sacar las conclusiones al respecto de que si sirve o no.

Es recomendable utilizar una botella plástica de 3 litros para realizar este proyecto, debido a que es perfecta por su tamaño y nos facilita su instalación en los techos. Esta botella nos brinda una iluminación comparada con un foco de baja potencia, aunque no por eso deja de ser eficiente, ya que con suficiente radiación solar nos puede brindar suficiente energía lumínica para satisfacer nuestras necesidades.

Se debe realizar un estudio acerca del material más apropiado y óptimo para fijar la botella a los diferentes tipos de materiales de los cuales están compuestos los techos. Así como también otro estudio sobre que material se puede usar para tapar los espacios que quedan libres cuando se coloca la botella y hacerlo impermeable.

Numerosas personas alrededor del mundo debaten sobre este invento, muchos lo consideran una genialidad, pero otros simplemente lo denominan como un gadget debido a que todos sabemos que existen líquidos luminiscentes, hasta los niños más pequeños han jugado con brazaletes y collares de plástico rellenos de mezclas de diferentes colores que se prenden en la oscuridad. Así que no se está seguro si darle los créditos correspondientes a la persona que idealizó este sistema.

REFERENCIAS

[1]. Manuales sobre energía renovable: Solar Fotovoltaica/Biomass, Users Network (BUN-CA). -1 ed. – San José, C.R. : Biomass Users Network (BUN-CA), 2002. 42 p. il. ; 28×22 cm. ISBN: 9968-9708-9-1

[2]. Luz Sin Electricidad, Una Botella Llena De Agua Y Cloro, El Cachondeo, Disponible [en línea].

<http://www.elcachondeo.com&gt;. [Consulta de 08 de enero  de 2009].

[3]. [4]. Luz con una botella y un chorro de lejía, LaNueva, Disponible [en línea].

<http://www.LaNueva.com&gt;. [Consulta de 08 de enero  de 2009].

[5]. La Luz, Javier Garcia Fernandez, Oriol Boix.

´Proyectos, temas, y más sobre energías renovables

About these ads
Comentarios
  1. victor manuel uribe duarte dice:

    que buena idea para ahorrar energía

  2. El aparato solo funciona mientras hay luz solar en el exterior verdad?… en ese caso equivale a solo tener un agujero en el techo para que entre la luz, que es lo novedoso?… el efecto de la botella de plastico, solo hace que la luz no se concentre como una luz de linterna solo hacia el piso, sino que ilumine a los costados de la botella y ilumine las paredes de la habitacion.
    uy interesante si se pudiese aplcar este sistema netamente al alcance de las mayorias ya que estos restos se pueden encontrar en las tiendas las gentes de bajo recurso en especial en la sierra lo sabrian muy bien utilizar…..los alumnos de ciencias podrian hacer esto como una ayuda a la comumnidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s